Páginas vistas en total

martes, 1 de febrero de 2011

¿QUE ES LA CONSULTORIA?

1.  El consultor y/o asesor

La consultoría surge ante la necesidad de volver eficientes los métodos y procesos del área de producción en las organizaciones industriales, las cuales empezaron a desarrollarse durante la Revolución Industrial, conforme fueron evolucionando los procesos productivos dentro de las organizaciones industriales y estos se fueron haciendo cada vez más complejos, los cambios se fueron tornando más decisivos, al grado que se fue requiriendo la elaboración de técnicas complejas para volver más eficientes dichos procesos en todas las áreas de la organización empresarial y que no dependían directamente de la producción fabril; así la consultoría surge con la finalidad de lograr un equilibrio de la maximización de los procesos y ha llegado a evolucionar para el desarrollo de cualquier organización. A continuación se desarrolla una visión teórica a partir de la definición de la consultoría, que durante el transcurso de este trabajo, permita conocer más a fondo el quehacer y las cualidades del consultor.

1.1.       Definición de consultoría

Como primer punto es necesario plantear una definición de consultoría tomando en cuenta tanto a organismos internacionales como nacionales; de acuerdo con la Oficina Internacional del Trabajo (OIT) la consultoría de empresas se define como un servicio profesional, que proporciona propuestas y sugerencias concretas a los empresarios para resolver los problemas prácticos que tienen en sus organizaciones.
La Cámara Nacional de Empresas en Consultoría (CNEC, 1991) la define como “el conjunto de servicios profesionales que permiten eficientar y agregar valor económico.”
Así se puede definir a la consultoría como un servicio prestado por un profesionista en calidad de asesoramiento, el cual implica la toma de decisiones basándose en observaciones pertinentes con la finalidad de ayudar a las organizaciones en la búsqueda de soluciones o al mejoramiento de procedimientos dentro de sus diferentes áreas (Kubr, 2009); la consultoría surge ante la necesidad del empresario por mejorar y adaptar su organización a los cambios de los ámbitos económico, político y social, que se derivan de los diferentes momentos históricos; los cuales afectan y acentúan la importancia de la profesión de consultor, y ayudan a sentar las bases teóricas de la administración moderna, y a su vez sirviendo como vinculo de enlace entre la teoría y la práctica profesional.
La consultoría es un servicio profesional no importa el ámbito de actuación del consultor, economía, política, de imagen o en el desarrollo de una fiesta o evento público; el mercado de actuación es tan variado como las decisiones que se deban tomar, en este caso hablaremos de la consultoría de negocios.
Ahora para conseguir resultados óptimos durante la realización del servicio de consultoría es necesario considerar dos elementos importantes: la decisión de la dirección general por mejorar la organización y la colaboración que surge de la relación cliente - consultor. Estos elementos hacen que la consultoría nos aporte los conocimientos y las técnicas profesionales para resolver los problemas prácticos de gestión, con la finalidad de ayudar al cliente a discernir las causas más comunes de dichos problemas y enseñar al cliente a abordar los problemas que se le susciten posteriormente.
Así de acuerdo con Ouchi (1986:93) “Cuando un grupo se adentra en un proceso por consenso, se pide a los participantes que realmente depositen parte de su confianza en los demás. Se enfrenten, entonces, a una fusión de destinos individuales. Cada sujeto saldrá de la reunión con la responsabilidad personal de alcanzar metas acordadas colectivamente por el grupo.”
Las empresas deben estar convencidas de la necesidad de realizar mejoras dentro de las áreas de la organización. “Algunas lo hacen mediante los departamentos o direcciones de relaciones publicas con que cuentan sus estructuras; otras más encargan esta tarea a los responsables de mercadotecnia, ventas o recursos humanos; en algunas empresas es el propio director general el que se encarga de esta actividad; y otras las dejan en manos de consultores o asesores externos” (Bonilla;1998). Pero a la vez que la consultoría tiene ventajas para la organización, al mismo tiempo la consultoría en si tiene grandes limitaciones, estas limitaciones se derivan de dos aspectos importantes:
·      Las medidas adoptadas; y
·      el exceso de confianza de la dirección al contratar un consultor.
Entonces, podemos concluir que la consultoría administrativa es un servicio profesional, prestado por personal ajeno (generalmente) o interno a la organización; de tal manera que no es influenciado por las soluciones que él brinde o de los problemas que detecte dentro de la organización, y brindado en calidad de asesoramiento;
William Ouchi (1986:128-129), habla sobre la consultoría en su libro Teoría Z, y menciona: “Siempre me ha parecido difícil convencer a los directivos de la utilidad del método científico. Cuando se pone en práctica una innovación organizacional, deberán realizarse algunas pruebas para corroborar si tuvo los efectos deseados”, así continua; en que una “forma de realizar el examen es invitando a una persona no implicada en el cambio a visitar las operaciones, entrevistar a algunos de los directivos y subordinados y escribir sus impresiones sobre la organización”.

1.2.       Antecedentes históricos de la Consultoría a nivel internacional.

La consultoría de empresas surge durante la Revolución Industrial, siendo esta época donde se realizaron grandes avances tecnológicos, principalmente dentro de los talleres de producción; y por medio de la industrialización se establecieron las primeras líneas de producción, lo cual trajo consigo la constante búsqueda del mejoramiento de los métodos y procedimientos de producción. Los cambios más importantes que trajo la Revolución Industrial fueron:
·      La invención de maquinaria que hiciera el trabajo;
·      el uso del vapor, y después de otras formas de fuerza, en vez del uso de la fuerza humana o de animales, y;
·      la adopción del sistema fabril.
El término revolución significa cambio, y los cambios traen efectos dentro de los procesos; en el caso de la Revolución Industrial los procesos afectados fueron los productivos, que a su vez modificaron los procesos económicos imperantes en esa época, razón por la cual fue determinante el papel que jugaron los primeros consultores en el desarrollo y estudio de la administración. Uno de las principales consecuencias fue la gran cantidad de productos que se manufacturaban y que provenían de un proceso rápido denominado producción en masa, y que se emplea  trabajando en líneas de ensamblaje, siendo este proceso uno de los principales adelantos derivados de los estudios que llevaron a cabo los primeros consultores.
Es durante el siglo XIX, en el auge de la Revolución Industrial, que se inicia la organización científica del trabajo. “Taylor, Gilbreth, Gantt, y Emerson son considerados los pioneros de la organización científica del trabajo, dando empuje a la consultoría. Dándose ésta en una forma más especifica en la productividad y en la eficiencia de las fábricas y talleres, la disminución de los costos, tiempos y movimientos en la organización del trabajo” (Kubr, 2009). Con anterioridad existieron intentos por parte de otros estudiosos de este ramo del conocimiento humano, como Robert Owen (Newton, Gales 1771-1858), cuyo éxito le permitió persuadir a sus amigos a comprar las textiles algodoneras de New Lanark, Escocia. Él intentó operar esas fábricas para mejorar la vida de los trabajadores y ayudar en la educación de sus hijos. Owen manifiesta sus conocimientos obtenidos en su obra “Alocución a los superintendentes de fábricas”. En la cual considera que el personal, la técnica y las partes que conforman toda organización son un sistema y que su obligación es la obtención de máximos beneficios a través de la conjunción de los mismos. Esto fue el principio de lo que el mismo Owen llamaría más tarde Villas de Unidad y Cooperación (hoy cooperativas), El primer intento surgió en 1825 en Indiana, Estados Unidos de América y se denominó Nueva Armonía.
Con el paso del tiempo y la invención de nuevas y más sofisticadas técnicas en la producción fue necesario el estudio del factor humano y sus consecuencias en la producción.  Frederick W. Taylor (Filadelfia, EUA 1856-1915),  se dedico al estudió de las condiciones y métodos de manufactura. Dicho estudio trató de resolver los problemas de eficiencia en los métodos de trabajo utilizados en las líneas de producción de los patios de acarreo de la Bethelem Steel Company, dando así inicio a lo que sería conocida como la administración científica. Con el paso del tiempo y gracias a las aportaciones de Taylor surgieron otros investigadores como Frank Bunker Gilbreth (1868-1972), quién junto con su esposa Lillian, en su obra “La ciencia de la administración enfocada a la mejor forma de realizar el trabajo”, hace referencia a la mentira de que el adelanto y mejoramiento de los sistemas se haga en dejarlos a la deriva ya que, “jamás condujo a la mejor forma de realizar el trabajo, ni una sola vez”. (Merrill, 1990:209).
Gilbreth a través de sus estudios de tiempos y movimientos ayudo a los trabajadores a emplear su capacidad de producción, volviendo eficientes los movimientos en la producción, que público en su primer artículo denominado “Estudio de movimiento”. En el cual hace hincapié en la minuciosidad de “no solo observar cuidadosamente las condiciones presentes, sino “pensar las cosas con detalle”, volver a lo fundamental, y preguntar no únicamente qué es eficaz, sino cómo y por qué lo es...” “...por este motivo la aplicación científica de la administración es una ayuda indispensable para comprender y utilizar los métodos y dispositivos, ya que nos ayuda a determinar qué es eficaz, decide exactamente cómo lo es y explica el por qué”. (Merril, 1990:210) Dos de sus doce hijos describieron los métodos de eficiencia usados por sus padres en dos películas, “Cheaper by Dozen” (1949) y “Belles on their toes” (1950). Taylor y el matrimonio Gilbreth desarrollaron formas de estudio de tiempo y movimientos, los que arrojaron resultados importantes dentro del área de producción, dando como resultado:
·      La producción en serie (utilizada por primera vez en 1913 en la planta Ford de Michigan) y;
·      Los términos necesarios para la clasificación de los movimientos.
Así a través de la evolución del pensamiento administrativo han existido múltiples investigadores, con sus trabajos dentro de las organizaciones, aportando valiosos principios, base del pensamiento administrativo contemporáneo. Refiriéndonos al área de consultoría de empresas propiamente dicha, es a principios del siglo XX, que el interés por esta área se fue desarrollando en otras ramas como lo fue dentro de las organizaciones mercantiles, y ya no tan solo en el área de producción.
Tabla 1. Referencias históricas de la consultoría


AÑO
EVENTO

1914
Edwin Booz creó en Chicago una de las primeras organizaciones dedicadas a la consultoría, la cual es conocida en la actualidad con el nombre de Business Research Service
Periodo de postguerra
La consultoría tuvo su máximo empuje en la reconstrucción económica.
1960
Surgen los grandes despachos de consultoría administrativa, los administradores empiezan a tomar un papel determinante  para la prestación de los servicios de consultoría, esto  se debió a que dichas empresas no tenían la capacidad para satisfacer las necesidades de las organizaciones cliente,
1975
“Se empezó a definir el campo de acción con el que cada profesión contribuiría a las empresas, por lo cual comenzaron a surgir diversas firmas multidisciplinarias que abarcan de manera excelente los distintos problemas que se presentaron en las empresas.” (Evans, 1993)


Elaborado con base en Kubr (2009) y Evans (1993)
Todos los cambios rápidos que se dieron en estas época; desde la modificación tecnología hasta la economía de los países; provocó que la demanda de servicios de consultoría creciera en forma considerable; por ello fue que se propició el establecimiento de un  mayor número de empresas de consultoría, debido a la necesidad que tenían las empresas para adaptarse a los cambios que día con día exige más la competencia en el mercado. De esta forma la consultoría fue abarcando otra gama de servicios, progresó y comenzaron a emplearse nuevas metodologías a los procesos que se llevarían a cabo dentro de las empresas consultoras; por lo que algunas empresas llegaron a ser tan competitivas que se internacionalizaron.
Debido al auge que alcanzaron estas empresas, el proceso de desarrollo de los consultores tomó grandes dimensiones en los países industrializados (Estados Unidos de América, Inglaterra, Alemania y Francia), en México la profesión de consultor no fue reconocida hasta la década de los sesentas. En nuestro país las empresas consultoras están dirigidas hacia la reducción de costos, el manejo de operaciones fiscales, mantener estándares de calidad y tener eficientes líneas productivas; con la finalidad de cuidar los recursos financieros. Por estas razones, en nuestro país la consultoría administrativa no ha tenido gran difusión. Existen empresas consultoras que otorgan los servicios de consultoría administrativa, y solo algunas se especializan en determinadas áreas de la administración; siendo pocas las que otorgan un servicio integral de consultoría.
La Cámara Nacional de Empresas en Consultoría (CNEC), fundada por decreto publicado en el diario oficial de la federación el 19 de abril de 1985; la CNEC tiene como misión: “Fomentar oportunidades de negocio en los mercados doméstico e internacional para beneficio de la consultoría organizada; con base en la calidad de los servicios ofrecidos por su membresía y con el objeto de consolidar una competitiva industria del conocimiento que garantice para México la existencia de una reserva tecnológica propia” (CNEC, 1996). A su vez remarca la importancia de la consultoría en el ámbito nacional, dado que esta es considerada como un agente económico detonador de la “Cadena de proyectos de inversión”; coadyuva a maximizar el grado de integración nacional del crecimiento económico; garantiza una mayor eficiencia y eficacia de la actividad económica; y es un agente promotor del cambio tecnológico.
Actualmente las empresas de consultoría abarcan un número considerable de servicios que otorgan a sus clientes, desde las funciones de dirección hasta el manejo de personal.  Por lo anterior el empresario puede pedirles que resuelvan casi cualquier tipo de problema que exista en su organización ya sea grande, mediana, pequeña o microempresa.

1.3.       Antecedentes históricos de la Consultoría en México.

En nuestro país, la consultoría ha comenzado a adquirir relevancia en varios sectores productivos, aunque con carencia de estructuras, organización y profesionalismo. Esto se debe principalmente a que la misma CNEC, es encaminada principalmente a la ayuda del ramo de la construcción, y se dedica a brindar asesoría a empresas en cuestiones de adquisición y obra pública, además de tener convenios con instituciones nacionales como la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y la Cámara Nacional de la Industria de la Construcción y el Instituto Politécnico Nacional.
La razón por la cual los administradores no figuran en la cabeza de estas empresas, es por qué toman a la consultoría como una actividad complementaria a sus funciones, o mejor dicho; es algo no rutinario o inherente para ellos, y solamente ejercen como consultores cuando un conocido los llama o recomienda. La mayoría de los profesionistas que ejercen la consultoría como profesión, lo hacen con una mínima preparación y sin más herramientas que la experiencia adquirida, y cuando cuentan con esta experiencia, la ejercen como una actividad adicional. Los Ingenieros y Contadores  tienen conocimientos técnicos que un administrador solo puede conocer si está involucrado en estas áreas.
Esta situación en la que se encuentran los administradores, se acentúa debido a tres factores esenciales:
a)    Inestable situación económica,
b)    una mala cultura empresarial, y
c)    la falta de motivadores para el desarrollo de empresas consultoras
Para llegar a ser un consultor, se requiere de una preparación tanto práctica como teórica, la cual se sustenta, con los conocimientos adquiridos en las aulas y dentro de vida profesional. A continuación se presentan los campos de actuación así como las habilidades que debe tener un consultor y que debe desarrollar el Licenciado en Administración para poder desarrollar la profesión de consultor como un estilo de vida.

1.4. Conclusiones

En conclusión debido a que la consultoría es un servicio profesional de asesoramiento prestado por personal calificado y por medio del cual se buscan de soluciones, prevenir problemas y volver eficientes los sistemas implantados con anterioridad en una organización. También se puede concluir que el objetivo de la consultoría es prestar ayuda en calidad de asesoramiento al empresario para la solución de problemas, o mejora en los procesos de su organización, y que, debido a la falta de visión del empresario, autoriza y responsabiliza al consultor a resolverlos de manera eficiente y objetiva, siendo la finalidad del consultor (no explícita) de enseñar al cliente a evaluar sus decisiones internas. Así, el consultor administrador debe estar consciente de su función social dentro de la empresa, en lo que respecta a sus decisiones no tan sólo en el ámbito interno; también en el externo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.